la fortuna en circulo rojo_Mesa de traba
WEB TEXTO-01.png

Cocina Tradicional

EL MOLCAJETE

SÍMBOLO DE LA GASTRONOMÍA MEXICANA

 

Utilizado desde la época prehispánica para la molienda de granos y especies en poca cantidad el molcajete es un mortero de piedra cóncava soportado por tres pies. Símbolo de la cultura gastronómica mexicana el molcajete más tradicional se hace de piedra volcánica (basalto), aunque también los hay elaborados de barro o maderas duras.

EL BARRO

Es un material tradicional y lleno de nuevas interpretaciones. Las nuevas líneas de barro son el resultado de una constante evolución en la producción y el diseño. Los artículos de barro han ido evolucionando con los tiempos y la continua búsqueda de la mejor mezcla de arcilla, junto con el desarrollo tecnológico han permitido crear artículos de barro, resistentes al hielo y de mejor rendimiento. Los artículos de barro son belleza y funcionalidad, tecnología y diseño aplicado al material más antiguo y tradicional, pero capaz de seguir sorprendiendo.

BARRO DECORADO

 

El barro decorado es una modificación de la terracota natural, a la que se somete a un esmaltado en horno y una decoración manual, que aporta un valor añadido por la variedad en sus decoraciones y motivos. Proporciona al barro cocido una apariencia singular y variada, adaptada a la demanda actual.

Extensa Variedad

VALORAMOS TU HOGAR

Una de las partes más importantes de la casa es la cocina, ya que ahí es donde nos reunimos no solo para comer, sino para convivir con la familia, con amigos o con tu pareja, es por eso que debes contar con los utensilios Mi Pueblo adecuados para que tu cocina esté totalmente equipada con todo lo necesario.

Si vives solo, seguro tendrás más razones para contar con todos los utensilios necesarios para tu cocina, ya que no es lo mismo estar en casa de mamá donde nunca hace falta nada, que estar en tu departamento sin artículos de cocina, pero ¡no te aflijas! ya que en La Fortuna contamos con todos los utensilios para que complementen tu cocina, y para esas visitas inesperadas que siempre aceptarán un vaso de agua o una taza de café, nunca se vayan sin una sonrisa.